Tuesday, May 1, 2012

Sapeur moi?

"Appearances mean everything to me","We, Congolese need to show the people back home in Brazzaville that things are going really well for us in Paris,even if they´re not"."That´s why we love to dress in designer clothes - to make our families proud. They don´t see the rest" said Armelle, a 26 years old unemployed fashionista that shared a council flat with her sister and brother-in-law in an impoverished suburb of Paris. Armelle´s obssession for luxury brands was featured along with other "sapeurs" in Marie Claire´s UK October 1999 issue. It was the first time I came across the word "sapeur".Originally, the term "sapeur" is an African word derived from French slang that means "well-dressed". It all had began in 1922, when André Grenard Matsoua returned to his native land, the Congo, dressed as an authentic Parisian gentleman, letting all his countrymen know that he had made it in the City of Light.
"Aparentar lo es todo para mi", "Cuando regresamos a Brazzaville, los congoleños necesitamos demostrar a nuestra gente que las cosas nos están yendo muy bien en Paris, aunque no sea cierto". "Esta es la razón por la que nos gusta vestir con ropa de firma; para que nuestras familias se sientan orgullosas. El resto no lo ven." - contaba Armelle, fashionista desempleada de 26 años y compartiendo piso de vivienda social con su hermana y cuñado en una banlieu de París. La obsesión de Armelle y de otros parisinos de origen centroafricano por las marcas de lujo quedó inmortalizado en un reportaje que la versión británica de la revista Marie Claire publicó en Octubre de 1999. Fue la primera vez que oí la palabra "sapeur". Originariamente el término "sapeur" es una palabra africana derivada del francés coloquial y que hace referencia a una persona "bien vestida". Todo comenzó en 1922, cuando André Grenard Matsoua regresó a su tierra natal, Congo, vestido como un auténtico caballero parisino, mostrando así a todos sus paisanos que había triunfado en la ciudad de la luz.
Soon after the Sapeurs became a movement,a sub-culture or almost a religion of dandy men for whom dressing up in high fashion was their  main "raison d´être". This phenomenon has survived until our days and even it has become source of inspiration for some designers. Take as example Paul Smith, who based his Spring - Summer 2010 women´s collection on sapeurs style.
Muy pronto los Sapeurs se convirtieron en un movimiento, subcultura o casi una religión cuyos fieles eran unos dandies para quienes vestir elegantemente con ropa de firma era su principal "raison d´être". Este fenómeno ha sobrevivido a colonizaciones, guerras,etc, llegando a nuestros días sirviendo incluso como fuente de inspiración para algunos diseñadores, como es el caso de Paul Smith, que basó su colección Primavera - Verano 2010 para mujer en el estilo "sapeur".
Further reading / Para saber más: "Gentlemen of Bacongo" by Daniele Tamagni / Haz click aquí para leer reseña sobre el libro Click here for book review.


Going back to the magazine article, we learn more about SAPE, the Société des Ambianceurs et des Personnes Élégantes to which Armelle belongs. Its members dress like Hollywood stars or millionaires, but very few are rich. Most of these fashion´s  devoted disciples are unemployed or have poorly paid jobs but they are determined to sacrifice all to buy designer labels. In order to finance her addiction, she travels by train to Brussels and buys dozens of pairs of jeans and t-shirts at cheap clothing outlets. Once back in Paris she will sell them to friends for twice or three times the price. With the money obtained, she will manage to pay a deposit for a YSL suit or Gérard Darel dress. As she earns more money over the following months, she pays them off. "I´ve seen Armelle go without food to buy something to wear" says her also Congolese and unemployed boyfriend. However Armelle admits her addiction isn´t at its peek since she can´t go back to Congo to show off her acquisitions until the civil war ends.
Volviendo al artículo de la revista aprendemos algo más acerca de SAPE,  the Société des Ambianceurs et des Personnes Élégantes a la cual pertenece Armelle. Sus miembros visten como estrellas de Hollywood o millonarios, pero muy pocos de ellos son ricos. La mayoría de estos devotos discípulos de la moda están en el paro o tienen un empleo precario pero han elegido sacrificarlo todo para poder comprar ropa de marca. Para financiar su adicción, Armelle viaja regularmente en tren a Bruselas para surtirse en outlets baratos de docenas de vaqueros y camisetas que luego revenderá a doble o triple precio a sus amigos de París. La cantidad ganada le servirá para pagar un depósito o primer plazo para un traje de YSL o un vestido de Gérard Darel. Conforme vaya ganando dinero en los próximos meses, irá pagando los plazos. "Armelle está sin comer para poderse comprar ropa" - afirma su también congoleño y desempleado novio. Sin embargo Armelle asegura que su adicción se ha calmado ya que no puede regresar al Congo a presumir de sus adquisiciones hasta que no termine la guerra civil que asola su país."


Aparte de los "sapeurs", existen en el mundo  otros movimientos, bastante más económicos y menos organizados, de fashionistas pobres. Es el caso de los paseantes de bolsas de cartón de firmas de lujo, de los cuales he conocido unos cuantos, bueno, en realidad unos muchos, aunque de ellos siempre recordaré especialmente a Anne, mi querida compañera belga de piso en Londres. Vivíamos en un cuco loft al sur de Londres. Si no sufrías de vértigo, podías subir desde la terraza mediante una escalera al tejado y deleitarte con una fantástica vista del parlamento británico. Sí, estábamos rodeadas de lujo. Una ligera pared de madera dividía nuestras habitaciones y en ella había una ventana que nos encargamos de tapar ya que afortunadamente ninguna de las dos estaba interesada en espiar a la otra. Anne eligió para semejante propósito la famosa bolsa negra de cartón de Chanel. "La encontré en una charity shop" - dijo. "¡Vaya! Je,je,je. Eso está bien, compras algo de segunda mano y te lo entregan en una bolsa de marca de lujo" - respondí. "No, la ví en el escaparate, estaba a la venta y entré a comprarla". "¡Ah! ¿Coleccionas bolsas?" "No, pero es que esta es de Chanel. ¿No te gusta Chanel?" Desde entonces cada vez que miraba esa bolsa no podía evitar sentirme pobre. Tampoco ayudaba demasiado mi última adquisición de las rebajas que me hacía sentir tonta; una camiseta con el logo de otra lujosa firma de ropa. Aún hoy sigo preguntándome porqué la compré. Debí sufrir un golpe de "quieronopuedismo" transitorio. Encima era blanca y jamás me han gustado las camisetas de ese color. Tampoco era especialmente bonita y la llevé en muy contadas ocasiones. Ya me diréis que tienen de especial esas t-shirts con logo. Lo mismo que la bolsa de cartón de Anne: la ilusión de poseer productos de marcas que generalmente nos resultan inaccesibles. Me temo que la mayoría de nosotros alberga en su interior a un pequeño - o grande - "sapeur".

14 comments:

AnieB said...

A todas nos gusta vestir de forma elegante, peor na ceamos que hasta los mismo diseñadores se hacían su ropa, y que la elegancia, no la hace la ropa y ese es el mayor error.
A mi no me gusta llevar logos a la vista, y menos en camisetas, ya vale que según que prendas( bueno la mayorría pa que negarlo) ya se sabe de donde las has comprado, pero por ejemplo la típica del Mango, la odio, me recuerda a la de las dependientas, y a ver ya vale un dinero como pa queencima les haga yo publicidad que me paguen por llevarlas ya que les hago de chica anuncio no?¿ XD
No se, hay gente pa todo.
Besos
AnieB
http://lahabitaciondelaspequenascosas.blogspot.com.es/

Lynn / Melancora said...

¿Qué quieres que te diga? Si así son felices no seré yo la que les quite la ilusión de vestir de marca aunque no puedan ni comer. Personalmente tengo mis prioridades y desde luego antepongo la comida a cualquier otra cosa, pero cada uno se gasta (o se viste) como quiere.

Anilegra said...

INTERESANTÍSIMA ENTRADA ,
NO TENÍA NI IDEA DE ESTA DE LA EXISTENCIA DE ESA CORRIENTE ,
CON NOMBRE,
AUNQUE LA ACTITUD ,SI QUE ME RESULTA BIEN CONOCIDA

chema said...

la escala de necesidades puede ser muy diferente de unas personas a otras. me vienen a la mente las curvas de utilidad de economía. se supone que reportan más utilidad las necesidades primarias como el techo, la comida, el aseo, la ropa funcional, etc. que toda la ropa de lujo. pero...
to each their own.

oh mercy! said...

Mi madre es de Zambia, y es algo difícil de entender para la gente de aquí, pero el infundir que te ha ido bien y que tu familia y vecinos se sientan orgullosos aporta felicidad a todos y cada uno de ellos, auqnue a ti te resulte dificil pagártelo. Son países donde la felicidad por el prójimo es bastante intensa y te hace tener esperanza o simplemente felicidad por esa persona.

Son sociedades diferentes, y bonitas, el mundo es tan variado!

Un besazoo! me ha gustado mucho el post :D

Stylelover said...

wow! Este post es muy interesante y no deja de preocupar. Yo creo que uno tiene que tener las prioridades bien establecidas en la vida. Yo adoro la moda pero como influencia positiva en mi vida y no negativa, si en algún momento me viera en la posición de estar comprando algo que no debo porque no se puede vvir sobre nuestras posibilidades, espero recapacitar pronto. Me encantó la primera ilustración!
xoxo
Vicky

maria oliver said...

conocía el término, pero desconocía por completo su origen... hay que ver lo raríiiiiiiiiiiisimos que somos los seres humanos, nosotros y nuestra escala casi istriónica de valores...
no me digas que ésta actitud del "aparentar" con el bolsillo tieso no sea agotadora, jajaja
tremendo!!
un besito

TheThinkingCat said...

Yo como Anie, odio el tema de los logos en la ropa o complementos, así que sé seguro que en eso non caería. Y ¿comprarse una bolsa de Chanel? ¿la bolsa? dios, me parece demencial, la verdad... Puedo entender lo que dice OhMercy de que aparentar que te ha ido bien les da esperanzas y hace felices a los demás... Pero te puede ir bien sin que parezca que te sobra el dinero y que te puedes comprar lo más caro del mundo. Y si para aparentar eso te tienes que quitar hasta de comer... No sé, no lo acabo de entender :)

Besos!
The Thinking Cat

Nelly said...

a mi me parece muy fuerte todo esto... pero cada uno...
lo de la bolsa es muy bueno! jajaja

muaks!

Mariló Mascuñán said...

Menuda documentación sobre el origen de "Sapeur"!!
Me ha encantado!!
Está claro que hay muchos "sapeurs" estos últimos años.
Lo de la bolsa también lo he vivido, algo parecido ;)
Un tema interesantísimo.
Te felicito por el post!!

Un besote

julita said...

pues no lo es lo mio!!!yo visto de mercadillo, de h¬m y de blanco y mucha gente dice que soy elegante, vamos que no dejo yo de comer bien o de beber un buen vino por vestir de marca ni loca!!!una sonrisa y un cuerpo sano es la mejor tarjeta de presentación!!!besos

Rossetti said...

Lo que he aprendido con tu post de hoy, no conocía este movimiento, me parece curioso aunque no entienda cómo alguien puede obsesionarse así. La verdad es que yo no tengo nada de marca (de lujo), ni creo que lo tenga nunca, aunque debo confesar que a mis chicas les compré un par de miniloboutines que quitan el sentido jejejeje Besitos!

María José said...

Qué post tan interesante. No había leído ni oído nunca los de los "sapeurs" ( no sé si lo escribo bien ). No lo comparto, pero comprendo que los emigrantes, cuando vuelven a su país quieran aparentar que todo les va genial. La vida es lo suficientemente dura y complicada como para juzgar alegremente. Lo de los paseantes de bolsas si lo conozco desde hace tiempo, lo leí o lo escuché, no lo recuerdo. Esto lo veo bastante absurdo, pero los motivos pueden ser tan variados... Creo que no tengo nada con el logo de la marca muy visible, recuerdo en una ocasión que me regalaron una camiseta blanca con el logo de chanel enorme y dorado, no me la puse jamás, me parecía tremenda. Si me puedo comprar algo de marca me lo compro pero falso jamás. Ahora acabo de recordar que en una ocasión sí compré algo, el famoso cinturón de Moschino con las letras doradas ( hace un montón de años ), me compré una camiseta auténtica y pagué una dineral por ella, pero entonces me lo podía permitir. Mi madre la metió en la lavadora y cuando salío era una vulgar camiseta de color blanco. El cinturón lo compré falso en un mercadillo, y me lo puse poquísimo, me sentía muy ridícula. Un beso ( vaya rollo!! Disculpas ).

Alberto said...

¿Te puedes creer que hace un mes busqué fotos de sapeurs para hacer un post? Vi un documental y quedé impresionado. Siempre me ha fascinado la gente que es capaz de vestirse de manera especial, con distinción (al margen de gustos y opiniones) careciendo de medios. Mucho más que las personas que se lo pueden permitir. La ropa, puede hacer sentirse mucho mejor a muchas personas. Ellos, además, se arreglan impecablemente, siempre con traje, pero combinando colores vivos que pocos se atreverían a llevar, como el caballero de la portada de ese libro, que busqué en Amazon.uk pero era demasiado caro para mis posibles.

No me gusta lo de los logos de marca. Como alguien ha dicho antes, bastante te cuesta una de esas prendas como para hacerles publicidad. Nunca me ha gustado ese look de futbolista lleno de D&G's desde las gafas al cinturón. Aunque yo coloqué el LV en el reproductor de música del blog pero más como un toque de humor. Acabo de recordar, que hace años, muchos! escribí con rotulador negro CHANEL y también MOSCHINO en las gomas elásticas de unos calzoncillos blancos, pero fue también por hacer coñas, pues esos calzoncillos eran del ejército. ¡Fueron muy celebrados! Siempre con risas.

Tengo que dedicarle a tu blog el tiempo que se merece.

Muchas gracias.

Besos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...