Tuesday, February 12, 2013

"Érase una vez una mujer casada con un sapo"

"El amor todo lo puede", "El amor es sacrificio" se decía a si misma  Bárbara mientras besaba a Rogelio pero éste continuaba siendo igual de sapo. "¿Pero como pude engañarme? ¿Dónde está aquel príncipe con el que me casé? ¡Pero si ni siquiera me gustaban los príncipes, que yo siempre fuí republicana! ¿Y por qué comí perdices si era vegetariana? ¡Regalices! Eso es lo que me haría ahora falta porque hay que ver el aliento que gasta el colega ... Y colorín colorado este cuento aún no ha acabado.
Como ya os informé en un anterior post, me he unido a la iniciativa 12 Causas Feministas para un 2013 menos  machista, y para ilustrar el tema asignado para el mes de Febrero, que no podía ser otro que el Amor Romántico, he preparado este micro-cuento de la mujer casada con un sapo, del cual ya os aviso que no es autobiográfico - al menos por ahora ;)
ONCE UPON A TIME THERE WAS A WOMAN THAT MARRIED A TOAD. 
"Love can beat anything","Love is sacrifice" repeated to herself Barbara as she kissed Rogelio but he remained a toad. "How can I delude myself? Where´s the prince I married once? I don´t even liked princes, I was a republican! And why did I eat partridges* if I was a vegetarian? Liquorice treats! That´s what I badly need right now because his mouth smells like an old budgerigar cage! Phew, to catch flies I had enough with my cat!
* Many popular fairy tales in Spanish have as ending "And they lived happily after and they ate partridges"
Aunque queridas amigas y amigos; una cosa es lo que predico y otra lo que hago. Confieso haberme enamorado perdidamente de un sapo, o mejor dicho de varios sapos y de varias ranas como la que véis a la izquierda, y la culpa de todo ello no son de los cuentos de hadas sino de la firma Ribbit Jewelry que tiene muchas cosas "incroables".
It´s hard to be loyal to your princes, I meant principles and not fall in love with a toad or a frog especially if they come from the Ribbit Jewelry company as the frog pin on the left.

8 comments:

chema said...

una amiga mía de la uni me da que se ha casado con un sapo de esos. pero quién soy yo para decirle nada... ojalá me equivoque. muy buena la ilustración!

Ses said...

Es que los sapos son irresistibles.

Marta said...

Hola: me alegra leer que esta historia no es autobiográfica... aunque hay mucho sapo suelto por ahí... la ilustración maravillosa y muy expresiva. Seguimos en contacto

Aurora Vega said...

pues anda que no hay sapos sueltos! jajaja
www.cenicientanollevazapatos.blogspot.com

Cheska said...

Cuantos sapos hay por el mundo!
Me ha encantado tu ilustracion.

Bss
vistetedeseda.blogspot.com

Opiniones incorrectas said...

¡Buenísimo!
Mi novio es muchos animales, pero un sapo no xD

Esmeralda Llaca said...

Me ha encantado el mensaje,alto y claro!!!!!!!!
Una muy buena causa que apoyar Gen!!
Un besazo

Rossetti said...

Es que si piensas que te casas con un príncipe, es seguro que terminarás al lado de un sapo...Mejor no idealizar y querer a tu pareja por como es, con todo lo bueno y lo malo que tiene, que nadie es perfecto. Besitos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...